2019

SOBRE EL DÍA INTERNACIONAL DEL CÁNCER INFANTIL

editorial

Cada 15 de febrero (desde el año 2001) se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil. Con esta celebración se pretende concienciar a las sociedades, las comunidades y las autoridades sobre la extensión y el impacto de la enfermedad oncohematológica en las edades pediátricas, apoyar a los investigadores e instituciones en el desarrollo y validación de nuevos métodos diagnósticos y de tratamiento, y luchar porque todos los niños enfermos tengan acceso a un diagnóstico y tratamiento adecuados.

A todos alarma la creciente incidencia del cáncer en las edades pediátricas. El cáncer es una de las principales causas de mortalidad entre los niños y adolescentes en todo el mundo. Cada año se diagnostican con cáncer a unos 300.000 niños y adolescentes. Si bien las tasas de curación de los tratamientos disponibles superan el 85%, todavía mueren muchos por estas causas (o debido a las complicaciones).

No hay que pasar por alto que estos tratamientos pueden ser mutilantes, y afectar la imagen y la autoestima de los niños, en un momento en que todavía se está construyendo su personalidad, y dentro de la cual la identificación con su cuerpo y su rostro es fundamental. Otro aspecto de los tratamientos citorreductores es la cuota de aislamiento social y grupal que tienen agregada, lo que la desconecta al niño enfermo de su comunidad de pertenencia, y donde también construye su personalidad. Y no podemos pasar por alto que más niños de los que podríamos admitir están excluidos de los tratamientos existentes por precariedad social, económica y/o política.

Un niño con cáncer debe conservar su derecho a sonreír, a jugar, a sentirse apreciado, fortalecido y acompañado en todos las dimensiones y dominios de su personalidad y existencia, y solo señalo los físicos y emocionales. Junto con los tratamientos citorreductores se deben incorporar las correspondientes terapias nutricionales.

Se debe hacer ver a los equipos médicos que la Terapia Nutricional forma parte indisoluble del tratamiento antineoplásico, que es perfectamente segura, y que es efectiva para ayudar a los niños y adolescentes enfermos a tolerar mejor el tratamiento, disminuir la incidencia de complicaciones, aumentar sus probabilidades de supervivencia, y mejorar la calidad de vida. Pero sobre todas las cosas, la Terapia Nutricional es un derecho que le asiste al niño en este trance de su vida, y que nosotros debemos ser los garantes de la realización del mismo.

Envuelta en un ambicioso y estratégico programa de desarrollo y crecimiento, la Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo no ha querido dejar pasar por alto el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil. Debemos coordinar esfuerzos en todas las esferas asistenciales para prevenir primero y tratar después, esta enfermedad que ya cobra muchas vidas valiosas; y acompañar siempre a los equipos médicos y a las familias en la administración de las terapias nutricionales.

La conducción del Estudio Latinoamericano de Nutrición en los Hospitales pediátricos de la región debe brindarle particular atención a la manera en que los niños y adolescentes con esta condición acceden a las terapias nutricionales. Felanpe también incentiva la formación académica de los profesionales de la salud que laboran en el campo pediátrico por medio de recursos como el Curso de Nutrición Pediátrica (CNP). Y por último, y sin que demerite la importancia de todo lo anteriormente dicho, Felanpe está comprometida a asegurarles a todos los que la requieran una terapia nutricional oportuna, óptima y efectiva.

Dra. Dolores Rodríguez Veintimilla

Presidente FELANPE